Ir al contenido principal

La paradoja de Keynes




No están los tiempos como para alardear que uno es economista. Dicen además  que es la única disciplina dónde se puede obtener el Premio Nobel desde posiciones contrarias. No obstante, a raíz de la lectura veraniega de la monumental biografía sobre Keynes realizada por Robert Skidelsky, he rememorado al gran economista retrotrayéndome en el tiempo. En el último quinquenio de los años setenta los que pisábamos las aulas de la Facultad de Sarriko , tuvimos, además de las habituales y descorteses visitas de unos señores grises por fuera y por dentro, sus primeras referencias. Recuerdo al entonces decano y catedrático de Teoría Económica , el malogrado Fernando de la  Puente , alias “el pela”, ó “el peseta”, con su oratoria encendida (provocaba dolores de cabeza), defendiendo airadamente que “su facultad” no era de Ciencias Euskerikas (ante el intento de organizar clases de euskera), introducir en nuestras  mentes adolescentes, ya excitadas tanto por temas hormonales como políticos, los debates entre las economías clásica y keynesiana y advertirnos, siguiendo al maestro, que “los hombres prácticos, que se creen libres de influencias, acostumbran a ser esclavos de algún economista difunto”.

Curiosamente, John Maynard Keynes (1.883-1.946), el más influyente economista de la historia, nunca se licenció en Economía. Sus intereses eran filosóficos y morales. Se licenció en Ciencias Morales, realizó un trimestre de trabajo de posgrado con el catedrático de Economía, Marshall y sobre todo aprendió, como nos pasa a todos, y como Picasso diría que llega la inspiración, trabajando. Era un liberal. Es decir, ni defensor del tradicional “laissez faire, laissez passer” ni  valedor del dirigismo económico estatista. Ni  conservador ni  marxista. Ni reaccionario ni revolucionario. Criticó la economía planificada centralizada, dijo aquello de que “la lucha de clases me encontrará en el lado de la burguesía educada” y respetaba a la empresa privada. Sus aportaciones se hacen en un contexto europeo de ruptura de sociedades democráticas, tanto por parte de los fascismos (Alemania, Italia, España,….) como de los comunismos (Rusia,…), con guerras y crisis , propugnando el intervencionismo en el mercado (con impulso de la inversión pública) como mal menor y medida de ajuste cortoplacista (a largo plazo todos muertos, decía). Pretendía  que el sistema de mercado funcionara mejor, no destruirlo, intentando completar la mano invisible del mercado con la visible del gobierno.

Era, sobre todo, un pensador polifacético. Quizá fruto tanto de sus antecedentes familiares universitarios como de su formación, con becas siempre, en la prestigiosa Eton y en Cambridge. Su interés no sólo era en el campo financiero, aunque a nivel personal fuera un arriesgado especulador bursátil que se arruinó varias veces (con su familia y amigos) y logró recuperarse con creces. Le gustaba la pintura, fue gran coleccionista, quizás porque tuvo un amante pintor, Duncan Grant. También la danza, la opera y el teatro, posiblemente influenciado por su esposa, la bailarina clásica rusa Lydia Lopokova. Le inspiraba la filosofía ética de Moore que buscaba el amor, la belleza y el conocimiento. Y formo parte muy activa de los grupos de debate más selectos, la Sociedad Literaria de Eton, la Sociedad Conversazione de Cambridge, más conocida como los Apóstoles y su extensión en Londres con la creación del grupo de intelectuales y artistas  Bloomsbury, en los que coincidía con Bertrand Russell, G.E. Moore, Virginia Woolf, Robert Graves, Ludwig Wittgenstein……. Lo que si tenía aversión era a ser político, a pesar de ser tentado continuamente. Se “limitó” a ser un asesor-funcionario muy influyente del Tesoro al servicio del gobierno de turno, un profesor universitario para goce de sus alumnos y sobre todo un provocador articulista y escritor.

Siendo contrario al castigo económico a Alemania por los daños causados en la I Guerra Mundial, profetizó, acertando por desgracia, conflictos importantes. Surgió el nazismo y la II Guerra Mundial; como consecuencia, defendería la idea de que era la estupidez más que la maldad la que arruinaba al mundo. Prefería hacerse entender a hacerse el entendido y no tenía reparo en cambiar de opinión si los hechos variaban. Churchill se lamentaba de que cuando pedía la opinión a tres economistas recibía tres argumentos  distintos, salvo si uno era Keynes ya que entonces eran cuatro. 

Respecto a la crisis actual, el culto a la austeridad ha “olvidado” algunas sus aportaciones más importantes. Que cuando el crédito es escaso, recortar  la inversión pública (no el gasto corriente) hunde a la economía en una profunda recesión. Que la economía debe dejarse en manos de especialistas, como la odontología. Que los problemas complejos no requieren necesariamente soluciones drásticas. Y sobre todo, que el problema central no es económico sino moral.

Una anécdota cercana. Su padre y él mismo eran muy aficionados a un juego con ciertas similitudes a nuestra esku pilota, el fives, que en el colegio tendría la versión, que se jugaba con guantes, denominada “ Eton fives”. También jugó a una especie de fútbol primitivo conocido como Eton football, aunque, como no fue un  ingles que vino a Bilbao, no participó como sus compatriotas Evans, Langsford ó Cockram, en el incipiente Athletic.

En definitiva Keynes, fue un brillante economista (padre de la Teoría Macroeconómica, impulsor del Estado de Bienestar, muñidor de los Acuerdos de Bretton Woods , creador del FMI ), políticamente liberal (cercano al Partido Liberal,  que consideraba el de la inteligencia), y un gran intelectual . Como dice Skidelsky, vivimos bajo su sombra, no porque su legado haya sido asimilado, sino porque está (como en los tiempos de Sarriko) todavía en debate. Seguramente como entusiasta de las paradojas (su más famosa es la del ahorro) le haría gracia su propia paradoja, que siendo considerado el economista del “cortoplacismo” y estando difunto, sigue vivo y a “largo plazo”.

Mikel Etxebarria Dobaran.
Publicado en Deia y en Noticias de Gipuzkoa y de Alava el 18 de septiembre de 2,013
La paradoja de Keynes. Deia. Noticias de Bizkaia...html

Comentarios

Entradas Populares

Empresas S.A. (Sin Alma)

Unamuno y los Reyes Magos

Agranda la puerta, Padre
porque no puedo pasar.
La hiciste para los niños,
yo he crecido, a mi pesar.

Si no me agrandas la puerta,

achícame, por piedad.
Vuélveme a la edad aquella,
en que vivir es soñar.

Miguel de Unamuno.

Conmemoraciones Estelares de la Humanidad 2018

La historia circular

La idea del eterno retorno y del tiempo cíclico deviene de la antigüedad y entre otros sirvió a Hegel para defender la circularidad de la historia y a Kalecki su teoría de los ciclos económicos.  Incluso la torre aneja al castillo de Montaigne, donde conversaba con sus libros - provisiones para la vida les llamaba- era circular.
Mis inicios laborales en la incipiente Administración Pública Vasca en los primerosaños 80 en diversos lugares (hasta tres diferentes ) a lo largo de la Gran Vía bilbaína ó mi comienzo en el año 90 en la naciente Neinor en el Edificio Granada , junto a la Plaza Moyua,son la base de partida para volver, retornar, ahora, tras varios quinquenios, casualmente (como diría Borges) o causalmente (como diría Auster) , a un Edificio junto a la misma Plaza Moyua , en la refundación de la mercantil en Neinor Homes.
Pero el retorno también es personal. Uno que hace ya algunos decenios nació en Bilbao (junto a la ría y el Ayuntamiento) y que fue domiciliándose, no muy lejos,…

Votar para que no nos roben la esperanza

Mañana hay elecciones y el día anterior suele ser tradicionalmente la llamada jornada de reflexión y en ella estoy ahora.

Me preocupan dos cosas fundamentalmente. Una , no es de ahora, sino de hace muchos años, pero que se va agravando peligrosamente: el bajo nivel, en general, tanto de las propuestas políticas como de los propios políticos profesionales. Otra, el peligro , muy cercano, de involución política , de desandar lo avanzado en humanismo, en respeto al diferente, a las minorías, al pensamiento crítico,...

En este medio de comunicación propio que tengo por idea de mi hija - las moderneces a veces aportan cosas curiosas- lo que no sé , aunque igual si se puede saber , es cuantos seguidores tengo; es decir, amigos y amigas que se han suscrito y les llega lo que escribo. Intuyo que no seréis muchos porque ni lo conoce mucha gente ni uno tampoco es ni pretende ser ningún influencer, ya que además no tengo intención de ligarlo, como me lo han propuesto,  a ninguna web de medios d…