Ir al contenido principal

El valor de las Empresas



De mis tiempos de estudiante “oficial”, ya que de estudiar no se deja nunca, uno de los maestros de los que guardo mejor recuerdo, porque sabía explicar, motivar y sobre todo tenía vivencias personales y profesionales que sabía transmitir, es de José Manuel Kutz, profesor en el MBA de la Universidad de Deusto, impartido en los años ochenta en la ESTE de San Sebastián.


Y es que cuando explicaba lo que era la Empresa, nos decía que debía de tratar de conseguir un difícil equilibrio, intentando conciliar los intereses de accionistas, clientes, trabajadores, proveedores, administraciones públicas, entidades financieras, la sociedad en general,…….es decir tener en cuenta a los diferentes grupos de interés, lo que en el management llaman stakeholders, teniendo como objetivos irrenunciables, el logro del beneficio, la perspectiva del largo plazo y la utilización de unos valores éticos, siendo para ello fundamental que la Empresa tenga alma , que le habrá dado el empresario fundador y que debe mantenerse. Hay quién trata de dar valor sobre todo al accionista (que es el que arriesga su dinero), hay quién se enfoca en el cliente (que es el que paga las facturas), hay quien trata de mimar a  los trabajadores (que son los que producen o dan los servicios),… pero la verdad, la dificultad y el gran mérito es que hay que contentar a todos.


Tradicionalmente en nuestra sociedad vasca hemos alardeado de tener espíritu empresarial aunque, bien es cierto, que ha podido transformarse en los últimos años en una leyenda urbana. Por una parte, nuestros jóvenes, ahora muy bien formados, buscan salidas profesionales donde pueden: en el exterior, en el funcionariado,… y por otra parte, la figura del  empresario tradicional (“empresaurios” para algunos) se ha ido modificando. No solo existe el empresario individual, hay cooperativas y sociedades laborales, sociedades anónimas además de las limitadas, sociedades multinacionales, sociedades familiares, grupos de inversores internacionales, fondos de inversión, emprendedores, startups,….Galbraith al analizar las grandes corporaciones vislumbra tres tipologías de empresario: emprendedor, capitalista y directivo. 


Mirando nuestra intrahistoria, como diría Unamuno, hemos vivido por estos lares  unos años donde la figura de la empresa y la del empresario era maltratada y perseguida por algunos  e ignorada y menospreciada por muchos. Por una parte, el eufemismo del impuesto revolucionario y sobre todo su violenta puesta en acción causó irreparables daños humanos, materiales y espirituales y por otra parte la deshumanización del empresario  y su catalogación como explotador, aún hoy devenga intereses. No hace muchos años, un Consejero de Vivienda llamaba especuladores, en genérico y sin matices, a constructores y promotores. Hay Centrales Sindicales que piensan que las exigencias pueden ser ilimitadas y hay políticos, que curiosamente no conocen el mundo empresarial más que por referencias, que pretenden que las empresas funcionen como en un cuartel, a toque de corneta, siendo obedientes y disciplinadas para subir los salarios a indicación de parte o asumiendo las alzas de impuestos con resignación religiosa. En cambio, es de justicia reconocer y al parecer cuesta hacerlo (¡no hay muchas estatuas ni calles dedicadas a nuestros empresarios¡), que la Empresa es el ámbito donde se crea la riqueza de la sociedad, se satisfacen las necesidades de los consumidores tanto en productos como en servicios, se incrementa el PIB, se crean puestos de trabajo, y en definitiva se irradia el bienestar a la colectividad, lo que le permite a está mantener en la medida de lo posible el llamado Estado del Bienestar e incluso ser solidaria.


Respecto a la ética, ahora que, por desgracia, esta tan de moda su ausencia, dicen los manuales (aunque lo importante es que la teoría se convierta en práctica) que para el ámbito empresarial no debe ser una ética cualquiera, es decir,  no valen ni la ética  utilitarista de Bentham ni la deontológica de Kant, sino la ética de las virtudes gestada por  Aristóteles, profundizada por Santo Tomas y que recaló en  la Escuela de Salamanca, ya que si la integramos junto a la Responsabilidad Social Corporativa y el Buen Gobierno en la Identidad de la Empresa es incluso rentable para la misma.


Hace falta mucho valor, muchos arrestos, tener mucha ilusión, poner mucha pasión,  para ser empresario, para jugarse el patrimonio propio y/o ajeno y puede que el presente y el futuro. Crear una empresa no es baladí. Todo parte de un sueño, de una idea, de una puede que utopía. Y mantener en el tiempo una empresa es primero un arte que para su buen fin necesita del concurso de profesionales cabales, formados, experimentados y prácticos y segundo un sacrificio de esfuerzo, lucha y trabajo. Churchill diría de sangre, sudor y lágrimas.  El saber detectar dónde están las necesidades, el transformar ideas en acciones, el crear riqueza de la nada, el dotar de alma a lo creado, el hacerla pervivir en el tiempo,… es algo casi mágico sin dejar de ser real. 


Recordaba Machado que “solo el necio confunde valor y precio”. No tiene precio la figura del empresario ni la creación y existencia de la empresa y el valor de ser empresario y de hacer perdurar la empresa es incalculable y para ello es preciso darle un sentido, una causa, un alma. Al menos, los demás, los que laboramos en sus centros productivos u oficinas gracias a su creación de puestos de trabajo, los que cobramos impuestos o dividendos gracias a que obtienen beneficios, los que cargamos intereses gracias a que necesitan financiación, los que vivimos mejor gracias a sus productos o servicios,... tengamos la gallardía de reconocer el valor del empresario y de la empresa, de los empresarios y de las empresas.




Mikel Etxebarria Dobaran


Publicado en Deia y en Noticias de Gipuzkoa el 22 de enero de 2,018

http://www.deia.com/2018/01/22/opinion/tribuna-abierta/el-valor-de-las-empresas



Comentarios

Entradas Populares

Empresas S.A. (Sin Alma)

Unamuno y los Reyes Magos

Agranda la puerta, Padre
porque no puedo pasar.
La hiciste para los niños,
yo he crecido, a mi pesar.

Si no me agrandas la puerta,

achícame, por piedad.
Vuélveme a la edad aquella,
en que vivir es soñar.

Miguel de Unamuno.

Conmemoraciones Estelares de la Humanidad 2018

La historia circular

La idea del eterno retorno y del tiempo cíclico deviene de la antigüedad y entre otros sirvió a Hegel para defender la circularidad de la historia y a Kalecki su teoría de los ciclos económicos.  Incluso la torre aneja al castillo de Montaigne, donde conversaba con sus libros - provisiones para la vida les llamaba- era circular.
Mis inicios laborales en la incipiente Administración Pública Vasca en los primerosaños 80 en diversos lugares (hasta tres diferentes ) a lo largo de la Gran Vía bilbaína ó mi comienzo en el año 90 en la naciente Neinor en el Edificio Granada , junto a la Plaza Moyua,son la base de partida para volver, retornar, ahora, tras varios quinquenios, casualmente (como diría Borges) o causalmente (como diría Auster) , a un Edificio junto a la misma Plaza Moyua , en la refundación de la mercantil en Neinor Homes.
Pero el retorno también es personal. Uno que hace ya algunos decenios nació en Bilbao (junto a la ría y el Ayuntamiento) y que fue domiciliándose, no muy lejos,…

Votar para que no nos roben la esperanza

Mañana hay elecciones y el día anterior suele ser tradicionalmente la llamada jornada de reflexión y en ella estoy ahora.

Me preocupan dos cosas fundamentalmente. Una , no es de ahora, sino de hace muchos años, pero que se va agravando peligrosamente: el bajo nivel, en general, tanto de las propuestas políticas como de los propios políticos profesionales. Otra, el peligro , muy cercano, de involución política , de desandar lo avanzado en humanismo, en respeto al diferente, a las minorías, al pensamiento crítico,...

En este medio de comunicación propio que tengo por idea de mi hija - las moderneces a veces aportan cosas curiosas- lo que no sé , aunque igual si se puede saber , es cuantos seguidores tengo; es decir, amigos y amigas que se han suscrito y les llega lo que escribo. Intuyo que no seréis muchos porque ni lo conoce mucha gente ni uno tampoco es ni pretende ser ningún influencer, ya que además no tengo intención de ligarlo, como me lo han propuesto,  a ninguna web de medios d…