Ir al contenido principal

El acecho del fanatismo

























Versión publicada en Deia

El fanatismo es un problema eterno y complejo. Puede además que todos tengamos algún germen fanático en nuestras entrañas. No cometamos el error , en el que sí incurren los fanáticos , de pensar que tenemos soluciones simples , rápidas y fáciles a problemas complicados.  Lo digo desde una tierra donde algo, por desgracia y por edad, conocemos de este tema, gracias, es un decir, a la dictadura franquista y al terrorismo etarra.

Ahora, parece que el mundo se ha vuelto un poco loco y que además la demencia va in crescendo de forma progresiva. Los populistas, los demagogos y los fanáticos tienen cada vez mas presencia, tanto en los medios de comunicación como en la política, sin tener claro si es primero el huevo o la gallina. Además es un fenómeno que se extiende por todo el mundo y que afecta a todos y a todo, especialmente a la política, a la ideología y a la religión. Recordemos que por nimiedades han acontecido terribles cruzadas religiosas, por mover un mojón en un lindero se han producido horrorosos conflictos vecinales y por intereses espurios han estallado cruentas guerras inciviles,… Algunos, cuyo único afán es el poder, en lugar de combatirlo se acercan al fanatismo , pero así solo se consigue que crezca y se haga más fuerte. Los lideres fanáticos no están solos, les acompañan muchos, puede que cada vez más, sorprendentemente algunos de los que serán sus primeros objetivos, sus primeras victimas,…

Para entender el fenómeno, su sentido, su origen, sus causas y sus posibles remedios , vamos a ir contestándonos  a varias preguntas.

¿Que es el fanatismo?
Fanatismo, según la RAE, es el apasionamiento y la tenacidad desmedidas ( aquí esta la clave) en la defensa de creencias y opiniones. En principio, no sólo no es malo sino conveniente defender las ideas propias con convicción y pasión; el problema es creerse en la verdad absoluta, no respetar la opinión ajena con intolerancia o combatirla con mentiras, agresividad y/o violencia.

Amos Oz, que recientemente nos ha dejado, nos decía que uno de sus componentes es el desprecio, que su lema es que el fin justifica los medios, que sus gérmenes están en el dogmatismo intransigente y la hostilidad y que su manifestación más clara es buscar y encontrar culpables fáciles y respuestas simples. Además los fanáticos aborrecen y temen los cambios, consideran traidor a los que los hacen y odian tan ciegamente que se mimetizan los que están a ambos lados de la barricada. Una mente fanática es simple, no ve grises sino blanco o negro, es gregaria, conformista, obedece sin reflexión ni objeción, con deseo de pertenencia a un grupo compacto y unido renunciando a su individualidad.

¿Desde cuando existe el fanatismo?
Es más antiguo que todas las ideologías y que todas las religiones.
Por una parte, explica muy bien el historiador Y. N. Harari que el Homo Neardental , que apareció antes que el Homo Sapiens, se extinguió hace treinta mil años . En general eran corpulentos, musculosos y puede que no tan bestiales y estúpidos como se les suponía , pero desde luego sin el dominio del lenguaje , quizás por la mayor sociabilidad  y la capacidad de fabulación, que sí tenían los Sapiens. Da la impresión de que algunos descendientes de los neardentales-  posibles ancestros de los fanáticos-, han llegado hasta nuestros días -me temo haberme cruzado con alguno- y además los humanos modernos tenemos algo de ADN neardental. Por otra parte, el nazismo y el estalinismo, sin querer y por su infinito horror, pusieron durante varias generaciones en el mundo, una vacuna de antifanatismo, cuyos efectos, por desgracia, han prescrito; curiosamente y por una razón similar, el efecto de la vacuna puede perdurar en Euskalherria.

¿Cómo actúan los fanáticos?
Paradójicamente son muy altruistas: quieren salvar a los infieles … a pesar de ellos mismos. Han visto el caldo de cultivo, no sin razón, en los problemas de la globalización, en las crecientes desigualdades económicas  y  en la corrupción del sistema político y el chivo expiatorio en las minorías ( inmigrantes sin papeles, mujeres maltratadas, jóvenes en paro, desahuciados, mendigos,…). Siempre podemos encontrar alguien más bajo que nosotros en la escala social para echarle la culpa de nuestros males, para endiñarle el marrón de nuestras dificultades, para sentirnos superiores, para mirarle por encima del hombro… Churchill decía que un fanático es una persona que de ningún modo cambia de opinión y de ningún modo permite que se cambie de tema.

¿Que podemos hacer frente al fanatismo?
Como he apuntado al principio, no hay solución fácil ni rápida pero hay que intentarlo, ya que si queremos recoger tolerancia no podemos sembrar  intolerancia, si queremos respeto conviene ser respetuoso, si queremos justicia no seamos injustos. Para ello, unas vacunas, con efectos a medio y largo plazo : la curiosidad, la imaginación, el humor, no perder la individualidad, el humanismo, la ética, el pensamiento crítico, la humildad, la tolerancia, el aprecio del esfuerzo, el respeto al prójimo y a las minorías, la educación, la empatía , la verdad, la honradez, el espíritu colaboracionista, la solidaridad, la duda, la ironía como sugería Voltaire….. Al fanatismo se le derrota insuflando esperanza a la sociedad, ilusión a la juventud, seguridad a los mayores, poniendo sordina a los tambores de guerra y a los cantos de sirena de los salvapatrias, devolviendo la decencia a la política, dando mayor importancia a las personas que a los símbolos, a las minorías que a los himnos y a los oprimidos que a las banderas. En estos tiempos que hasta intentan hackearnos los cerebros, una posible inyección letal contra el fanatismo nos la aportó hace quinientos años el escéptico Montaigne: prestemos oídos a todo el mundo pero la mente a nadie; que nadie nos jame el coco, en román paladino. Pero ojo, el fanatismo es enfermedad contagiosa; seamos firmes, pero no  fanáticos ante el fanatismo: actuemos con mano izquierda, con inteligencia, con lo que no dominan. Mejor pecar de escépticos que de fanáticos: mientras los segundos invocan su verdad como única, los primeros dudan y la siguen buscando.


Mikel Etxebarria Dobaran.

Publicado en Deia el 23 de marzo de 2,019




Comentarios

Entradas Populares

Empresas S.A. (Sin Alma)

Unamuno y los Reyes Magos

Agranda la puerta, Padre
porque no puedo pasar.
La hiciste para los niños,
yo he crecido, a mi pesar.

Si no me agrandas la puerta,

achícame, por piedad.
Vuélveme a la edad aquella,
en que vivir es soñar.

Miguel de Unamuno.

Conmemoraciones Estelares de la Humanidad 2018

La historia circular

La idea del eterno retorno y del tiempo cíclico deviene de la antigüedad y entre otros sirvió a Hegel para defender la circularidad de la historia y a Kalecki su teoría de los ciclos económicos.  Incluso la torre aneja al castillo de Montaigne, donde conversaba con sus libros - provisiones para la vida les llamaba- era circular.
Mis inicios laborales en la incipiente Administración Pública Vasca en los primerosaños 80 en diversos lugares (hasta tres diferentes ) a lo largo de la Gran Vía bilbaína ó mi comienzo en el año 90 en la naciente Neinor en el Edificio Granada , junto a la Plaza Moyua,son la base de partida para volver, retornar, ahora, tras varios quinquenios, casualmente (como diría Borges) o causalmente (como diría Auster) , a un Edificio junto a la misma Plaza Moyua , en la refundación de la mercantil en Neinor Homes.
Pero el retorno también es personal. Uno que hace ya algunos decenios nació en Bilbao (junto a la ría y el Ayuntamiento) y que fue domiciliándose, no muy lejos,…

Votar para que no nos roben la esperanza

Mañana hay elecciones y el día anterior suele ser tradicionalmente la llamada jornada de reflexión y en ella estoy ahora.

Me preocupan dos cosas fundamentalmente. Una , no es de ahora, sino de hace muchos años, pero que se va agravando peligrosamente: el bajo nivel, en general, tanto de las propuestas políticas como de los propios políticos profesionales. Otra, el peligro , muy cercano, de involución política , de desandar lo avanzado en humanismo, en respeto al diferente, a las minorías, al pensamiento crítico,...

En este medio de comunicación propio que tengo por idea de mi hija - las moderneces a veces aportan cosas curiosas- lo que no sé , aunque igual si se puede saber , es cuantos seguidores tengo; es decir, amigos y amigas que se han suscrito y les llega lo que escribo. Intuyo que no seréis muchos porque ni lo conoce mucha gente ni uno tampoco es ni pretende ser ningún influencer, ya que además no tengo intención de ligarlo, como me lo han propuesto,  a ninguna web de medios d…