Ir al contenido principal

Churchill ya lo hubiera hecho



Tras leer – lo recomiendo- la monumental y la más documentada biografía sobre Churchill, realizada por el historiador Andrew Roberts, he podido profundizar, con mejor conocimiento de causa, sobre la mejor cabeza de Europa de su tiempo, después, no antes, de la de Telmo Zarra.

La pregunta resulta obligada: ¿qué hubiera opinado sobre el Brexit? Como político de raza, aunque hablaba mucho y bien, a veces no hablaba claro. Además, descontextualizar es atrevido. Se deduce que consideraba que Gran Bretaña está con Europa pero que no forma parte de ella; que se sienten unidos al continente, pero no comprometidos con él (es decir, ser la gallina y no el cerdo en los huevos con bacon) ; que les interesa ser socios, pero sin dependencias; que no tienen intención ni de renunciar a su carácter insular ni a su mancomunidad de naciones, la Commonwealth. Eso sí, creía que una vez ganada la guerra se constituiría la Unión Europea y que Gran Bretaña sería el nexo entre esta y América. Además, la propia evolución histórica le hace variar de posición: antes de 1.945 (la guerra y la victoria al nazismo) se mostraba partidario de los “Estados Unidos de Europa” pero sin que Reino Unido forme parte de ello; de 1.945 a 1.951(su etapa en la oposición) habla de la necesidad de formar parte de la familia europea y de 1.951 a 1.955 (su segunda legislatura) se vuelve más ambiguo. Pero, desde luego, por sus actos, sí fue un gran europeísta.

Winston Churchill (1.874- 1.965) era un hombre polifacético y contradictorio. Para Mark Twain, por tener padre inglés y madre estadounidense, era el hombre perfecto. Fue periodista, escritor, político, orador, locutor, pintor, …Debemos agradecer a sus pérdidas en bolsa (el crac del 29 le dio de lleno) que fuera - para resarcirse económicamente- un prolífico escritor de artículos, libros y hasta de guiones cinematográficos. Llegaría a ganar el premio Nobel en el año 1,953. “Pero no te preocupes- le diría a un amigo- es el de Literatura, no el de la Paz”. Se lo darían, entre otras cuestiones, por su brillante oratoria que exaltaba los valores humanos. Dictaba sus discursos, libros, artículos y cartas mientras recorría de un lado a otro, a grandes zancadas, su estudio. Disponía de información privilegiada o más bien adelantada: leía los periódicos a la noche, antes de que saliese a la calle la primera edición matutina. 

Los discursos “improvisados” los reescribía una y otra vez y los practicaba incansablemente. Al igual que mi ama Edurne, descubrió que podía adentrarse en una digresión improvisada y retomar después el hilo. Podía memorizar textos durante muchos años después de haberlos oído o haberlos leído. Siendo mayor cambió a un estilo menos rimbombante para poder contactar con los jóvenes. Con sus alocuciones radiofónicas se apercibió de que podía llegar a millones de personas sin intermediarios con un discurso más íntimo y coloquial. Sus disertaciones, en una Europa ocupada por el nazismo, irradiaban esperanza; me recordaba a cuando, durante el franquismo, escuchábamos a la noche y bajo las sabanas, Radio París. Escribiendo – era feliz haciéndolo- es conciso, aunque sea con estilo arcaico. Cuando le pedían que acortará el número de páginas de sus libros, lo asemejaba a tenerse que amputar los dedos de las manos y los pies. 

Como político no funcionaba con sondeos, no hacía política para ganar elecciones; de hecho, perdió las que convocó tras ganar la guerra, para vencer en las siguientes. Aunque llegó a ser ministro a los 33 años, no llegaría a ser primer ministro hasta los 65 años. Su slogan, heredado de su padre – ministro de Hacienda y líder conservador británico- sería: “confía en la gente”. Tuvo varias etiquetas políticas: conservador, liberal, laborista y vuelta a tory. Hace sentir a la gente que vive un momento histórico. Popularizó “V” como símbolo de la victoria. Si bien en sus comienzos estaría en contra del voto femenino, en 1,958 al crear el Churchill College en Cambridge, para consagrarlo a la ciencia y a la tecnología, quiso que se admitiese en igualdad de condiciones a mujeres y hombres. Los detractores de Churchill le presentan con los rasgos de un erizo- que solo conoce una cosa importante- pero era un zorro, ya que sabía y hacía muchas cosas.

Como grandes frases, recordamos la mítica, que proviene de los clásicos nada tengo que ofrecer salvo sangre, sudor, penalidades y lágrimas”, de dónde penalidades se ha caído con el tiempo y lo de lágrimas, a un llorón como él, le pega como anillo al dedo. Adecuada al momento bélico: “La guerra es horrible, pero la esclavitud peor”. Retratando a los fanáticos, de antes y de ahora: “Es frecuente constatar que los hombres débiles utilizan palabras gruesas y tanto más gruesas cuanto más débiles sean sus argumentos”. Apelando a la historia: “Cuanto más pueda echarse la vista atrás, tanto más podrá verse el futuro; no se trata de ningún argumento filosófico o político: cualquier oculista les confirmará que es cierto”.

Volviendo al Brexit, al que después de darle vueltas durante más de tres años intentaran los británicos buscarle una salida a partir de las elecciones del próximo jueves, Churchill, ni habría sido tan estúpido como Cameron, ni tan melifluo como May, ni tan alocado como Johnson. Lo que seguramente sí habría sido es mucho más resolutivo. Para lo que sea: para quedarse en la U.E., para salir, para llegar a un acuerdo. Lo que sea, hace tiempo, Churchill ya lo hubiera hecho.

Mikel Etxebarria Dobaran

Publicado en EC El Correo y en El Diario Vasco el 9 de diciembre de 2,019

https://www.diariovasco.com/opinion/churchill-20191209003244-ntvo.html


Comentarios

Entradas Populares

Empresas S.A. (Sin Alma)

Unamuno y los Reyes Magos

Agranda la puerta, Padre
porque no puedo pasar.
La hiciste para los niños,
yo he crecido, a mi pesar.

Si no me agrandas la puerta,

achícame, por piedad.
Vuélveme a la edad aquella,
en que vivir es soñar.

Miguel de Unamuno.

Conmemoraciones Estelares de la Humanidad 2018

La historia circular

La idea del eterno retorno y del tiempo cíclico deviene de la antigüedad y entre otros sirvió a Hegel para defender la circularidad de la historia y a Kalecki su teoría de los ciclos económicos.  Incluso la torre aneja al castillo de Montaigne, donde conversaba con sus libros - provisiones para la vida les llamaba- era circular.
Mis inicios laborales en la incipiente Administración Pública Vasca en los primerosaños 80 en diversos lugares (hasta tres diferentes ) a lo largo de la Gran Vía bilbaína ó mi comienzo en el año 90 en la naciente Neinor en el Edificio Granada , junto a la Plaza Moyua,son la base de partida para volver, retornar, ahora, tras varios quinquenios, casualmente (como diría Borges) o causalmente (como diría Auster) , a un Edificio junto a la misma Plaza Moyua , en la refundación de la mercantil en Neinor Homes.
Pero el retorno también es personal. Uno que hace ya algunos decenios nació en Bilbao (junto a la ría y el Ayuntamiento) y que fue domiciliándose, no muy lejos,…

Votar para que no nos roben la esperanza

Mañana hay elecciones y el día anterior suele ser tradicionalmente la llamada jornada de reflexión y en ella estoy ahora.

Me preocupan dos cosas fundamentalmente. Una , no es de ahora, sino de hace muchos años, pero que se va agravando peligrosamente: el bajo nivel, en general, tanto de las propuestas políticas como de los propios políticos profesionales. Otra, el peligro , muy cercano, de involución política , de desandar lo avanzado en humanismo, en respeto al diferente, a las minorías, al pensamiento crítico,...

En este medio de comunicación propio que tengo por idea de mi hija - las moderneces a veces aportan cosas curiosas- lo que no sé , aunque igual si se puede saber , es cuantos seguidores tengo; es decir, amigos y amigas que se han suscrito y les llega lo que escribo. Intuyo que no seréis muchos porque ni lo conoce mucha gente ni uno tampoco es ni pretende ser ningún influencer, ya que además no tengo intención de ligarlo, como me lo han propuesto,  a ninguna web de medios d…